Las formas y los colores en el Diseño de Espacios · El efecto Zen en paisajismo

Hoy en el día se está hablando mucho de la Psicología Ambiental, inclusivo hay cursos universitarios tratando el tema a través de palabras sofisticadas que en realidad no demuestran nada especial... Todos estos discursos filosóficos llegan a la misma conclusión: el medio ambiente tiene efectos sobre el comportamiento humano y las personas actúan, reaccionan y se organizan según el medio ambiente. Los científicos realizaron amplios estudios y gastaron un montón de dinero sólo para averiguar que el contacto con la naturaleza tiene una influencia positiva sobre el psíquico humano, o que los colores claros te dan optimismo y los obscuros favorecen la depresión. Wow ¡Estupendo!

Los antiguos Chinos lo sabían...

En mis diseños de jardines muchas veces estoy utilizando los secretos de un maravilloso arte chino antiguo que se llama Feng Shui - para mejorar el ambiente de un edificio de acuerdo a su arquitectura y su uso.

En Feng Shui se trata mucho de las formas y las colores, especialmente de como componer espacios y colocar objetos para mejorar la salud, los negocios o las relaciones interpersonales. En la arquitectura Feng Shui por ejemplo las formas redondas son muy adecuadas para centros comerciales y turísticos donde se desea facilitar el "flujo" de personas. En cambio para casas habitacionales la forma más recomendada de ser dominante es cuadrada debido a que aumenta el sentimiento de seguridad y estabilidad. Los caminos, senderos y paseos representan el elemento Agua, luego deben de ser sinuosos o tener paraderos para reducir la agitación. Las formas estrelladas bien utilizadas pueden fomentar la iniciativa personal o al contrario, mal utilizadas generan impulsividad y agresividad. El color rojo es para restaurantes, el color crema para hogares y el verde para escuelas... Hablando de la educación, por ejemplo las formas columnares son las que aumentan el deseo de estudiar y desarrollarse para avanzar en la sociedad.

Estos detalles no se aprenden en las universidades modernas pero si se enseñarían, serían muy útiles para mejorar el futuro de la familia y de la sociedad. Cambiando el medio ambiente, se cambia a la gente... y viceversa.


El diseño Zen favorece el Bienestar, fomenta la Atención y reduce la Agresividad

El diseño de inspiración Zen no es sólo arte japonés minimalista como muchos lo perciben o comprenden. Un jardín Zen es capaz de transmitir mensajes positivos en el subconsciente con el efecto de liberar la mente del estrés y calmar el psíquico de las personas que lo están admirando. Más que arte decorativo, el Zen es arte escénica, es como un teatro dónde el público debe de adivinar el final cada uno por sí mismo. El arte Zen es sugerir. Un paisaje Zen siempre es lleno de sentido, es arte con intención.

Se sabe que la irritabilidad es relacionada con la atención fatigada, en varios estudios avanzados se ha demostrado que el cansancio se convierte con tiempo en agresividad. Se ha descubierto que la exposición a escenarios de tipo Zen (formas de la naturaleza a menor escala) tiene un profundo efecto restaurador en la capacidad del cerebro para concentrarse. El estado de bienestar inducido por el paisaje lo hace menos distraído. En dichos entornos el sujeto se siente más cómodo, más relajado, como si estuviera en su casa. Cuando la persona no se siente amenazada, se le quita la agresividad.


De dónde viene el concepto de Jardín Zen?

El arte del paisajismo Zen nació en los templos budistas de China y Japón como forma de meditación ¡no de trabajo! :) Aunque los monjes tienen bastante tiempo para cuidar sus jardines, la simplicidad del concepto les brinda más tiempo para admirar y contemplar sus jardines en vez de trabajarlas.

Posteriormente muchos fans del Budismo adoptaron esta manera de jardinería en sus casas, por tres razones: el aspecto interesante, el mantenimiento fácil y el costo bajo de construcción.
  • El aspecto: la primera sensación cuando estas viendo un jardín Zen es fuerte, de pura sorpresa. Sientes curiosidad y quieres descubrir más... Cada ángulo te ofrece una nueva perspectiva: "parece lo mismo, pero es diferente"... mientras un jardín de estilo clásico es creado sólo para admirar, un jardín Zen es para imaginar, sentir y contemplar
  • El mantenimiento: cuidar de un jardín Zen es una actividad recreativa, donde el trabajo no es percibido como trabajo sino como una forma de reconectarse con la propia naturaleza. Podando las ramitas, limpiando de las hojas caducas, regando las plantas, rastrillando la arena y después contemplar el resultado final, la armonía de las formas... todo esto es una manera de liberarse del estrés, de alcanzar la paz interior y de reconectarse consigo mismo
  • El precio: un jardín clásico requiere mucho más plantas y adornos para crear la misma sensación de bienestar que un Jardín Zen lo ofrece con menos elementos y más ingeniosidad

    foto jardín zen japones hermoso con camino de piedra y puerta de madera

    El Zen es el Arte de la Sorpresa

    "Cada vez que el alumno concurre a su maestro Zen en busca de ayuda, ¿que hace éste? Muy sencillo: lo sorprende. Ya sea con una absurda respuesta a una pregunta, un gesto señalando la luna, o a una hormiga en el suelo, un silencio indiferente, un chiste: el discípulo queda desconcertado y por un momento su mente deja de hablar... Entonces se le ocurre el Zen, el Vacío, el Total."

    En paisajismo el Zen es un espacio vacío y un espacio total en el mismo tiempo - depende como lo percibas, ambos coexisten. Si tratas de enfocar sobre uno, te aparece el otro. El efecto es la liberación de la mente - por lo que la mente no puede comprender a ambos. Cuando la mente se va, aunque por tan solo un rato, lo que queda es el Zen: la pura alegría, sin alguna razón...

0 comments:

Publicar un comentario